viernes, julio 21, 2017

LIBERACIÓN SEXUAL Y NUEVO ORDEN NAZI

Firma del concordato con la Alemania nazi en Roma (julio de 1933) La Iglesia en Francia más si cabe que en otros países europeos- dio muestras de gran ductilidad -lo meno que cabe decir- durante la segunda guerra mundial. Su principales figuras -Baudrillart, Suhard, Salière, Lienart (….)- dieron muestras inequívocas de adhesión al régimen de Vichy y al Nuevo Orden. Y algunos de lo nombrados -no se olvide- serían figuras estelares del concilio y del posconcilio. Y a medida que la guerra avanzaba y que iban cambiando las tornas, la actitud de la inmensa mayoría del clero francés cambiaría en consonancia. Como lo deja traslucir certeramente y on agudeza en la Historia de la Colaboración, de Dominique Venner. Lo que traería consigo una innegable emancipación mental -inclusive en el plano sexual- de la tutela eclesiástica por parte de los últimos leales entre las quintas mas jóvenes de la Colaboración (de extracción católica la mayoría de ellos)
En su apasionante obra “Historia de de la Colaboración”, dedica Dominique Venner unas paginas de crudo realismo -y en guisaa de conclusión del el penúltimo capítulo de la misma titulado “La guerra civil”- a trazar la trayectoria arquetípica de uno de aquellos jóvenes franceses a los que el estallido de la Segunda Guerra Mundial pilló aún niños o púberes adolescentes y los que el sol negro de la guerra -como reza el viejo adagio anónimo- acabaría haciendo hombres hombres. Gracias a la guerra, y la Colaboración a la que el adolescente del relato, con trece años de edad tan solo al principio, permanece fiel hasta el final. Y es que si hay algo que resalta mas fuertemente desde el principio lasta el fin de un testimonio tan sincero y tan crudo y tan palpitante a al vez lo es sin lugar a dudas la impresión de emancipación sexual que se desprende de la confesorio recogida en esas paginas, algo que el nuevo orden nazi innegablemente traía consigo.

Y que se vería rodeado hasta hoy de los más espesos tabús, y venga a resultar incluso -se me antoja- enigma mayor -aun resulto -para toda una historiografía contemporánea referida a la Segunda Guerra Mundial y la Alemania nazi. Esa misma impresión -de liberación sexual (sic) de toda una serie de interdictos heredados de una educación marcada al rojo por la moral heredada del judeocristianismo, se desprendía de la obra que ya evoqué a menudo en ests entradas, de “la Pena de Bélgica” con el telon de fondo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana en Bélgica flamenca.

En aquella escena -inmejorable en el plano literario- de la chica de la que le protagonista adolescente estaba profundamente enamorado, que le confiesa -falsamente ingenua- ye le quiere, sí, como un hermano, pero que ella ya se siente comprometida con otro joven, conocido también del protagonista y mas comprometido que él con los movimientos juveniles que gravitaban en la órbita de la Colaboración.

Y a la que se le ocurre contarle un chiste que le había el otro chico. Y era por cuenta del cura de un pueblo de los alrededores, que el marido de una de las feligresas, agricultor, se encuentra un día, de vuelta a casa de las faenas del campo, metido en la cama con ella. Ante lo que el marido engañado sale a la calle dando gritos: “venid, venid todos, que ya sé por que no consigo darle a mi mujer hijos, y es que cuando van a nacer viene el cura y se los come”. Y la chica terminaba su relato soltando la risotada. Ante lo que el joven protagonista concluía lúgubre y melancólico (y culpabilizante a la vez): “de aquellos labios que yo había creído puros y virginales se elevaba hasta el cielo la pestilencia insoportable de una p... de Babilonia”

miércoles, julio 19, 2017

SUIZA Y EL ETERNO RETORNO

Todo en la noticia singular que comento en estas entradas recuerda y evoca algunos de los relatos alpinos del gran escritor suizo de expresión francófona, Charles-Ferdinand Ramuz -insólitamente neutral durante la guerra civil española-, como el de esta obra -en edición reciente (2011) en la foto, en lengua española- de una de sus novelas mas célebres, de un  título prestado al nombre de una de las localidades de alta montaña más emblemática del cantón suizo del Valais, no lejos de los lugares de escenario de esa desaparición misteriosa que viene a aclarase sólo ahora setenta y cinco años después y que tanto impacto tuvo en la Suiza de entonces -dentro y fuera incluso del cantón- y tanto marcó las mentes y memorias de su contemporáneos. Como lo ilustran los titulares de prensa de la época, que se exhuman ahora en la noticia que aquí comento. Entre ellos del “Nouvelliste Valaisan” (Noticiero del Valais), que sobrevivía -como tanta cosas en el país alpino- aún muchos años después, como doy constancia de ello de mi paso por el seminario de Ecône donde era el único periódico que allí nos llegaba. Y que viene ahora a traer ahora a mi memoria esa noticia insólita. Como tantas otras cosas
Tiempo estival. De oleadas de calor agobiante, a tono con un actualidad que causa no menos agobio, e invita al autor de este blog fatalmente a la evasión por las rutas del tiempo o del espacio y es lo que hago gustosamente ahora con ayuda de una noticia de las de paginas de sucesos que habrá copado por lo insólito los titulares y primeras paginas de los medios, por unas horas aunque fuera. La montaña acaba revelando sus secretos,

En los Alpes Suizos, con la ayuda de sus hondos glaciares, es el caso por lo menos (me curo de inmediato en salud ante escépticos montañeros) Setenta y cinco años después, un glaciar del cantón suizo del Valais acaba de devolver los restos momificados -y en sus vestimentas intactas- de una pareja, marido y mujer, desaparecidos en 1942, cuando iban camino de pastos de alta montaña -”alpages” en lengua francesa- sin duda a ordeñar el ganado vacunos del que eran dueños.

Y ahora sólo se habrá sabido que fueron víctimas de una caída mortal de cuarenta metros en la grieta de un glaciar que intentaban atravesar en el limite de los cantones de Berna y del Valais, dejando al morir tras ellos siete huerfanitos, cinco varones y dos hembras, la mayor de todos ellos de trece y la menor de cuatro años en el momento del suceso -tal vez la única superviviente- que habrá hecho ahora declaraciones a los medios. La noticia que recoge declaraciones de responsables de la policía del cantón del Valais, reza que los dos vestían ropas del tiempo de la segunda güera mundial. Agosto de 1942. Cuando la historia y el mundo titubeaban como tal vez lo hicieron los dos protagonistas de este infausto suceso antes de su caída mortal.

martes, julio 18, 2017

18 DE JULIO LA GUERRA CONTINÚA

Por razón de una indisposición pasajera me habré visto obligado a faltar a la cita diaria habitual con los lectores de este blog los últimos días. Lo que reanudo con esta entrada, y con más fe y vigor que nunca
Escena del No-Do del 11 de enero de 1965. Durante una de las visitas de Franco a la provincia de Jaén. En la foto, con el entonces alcalde de Mancha Real, Francisco Carrillo Sánchez-Puerta -Paco Carrillo, como así siempre le oí nombrar a mi alrededor-, al que asocio inevitablemente con mis veraneos (inolvidables) de niño y adolescente en aquella localidad jiennense de la que procedo por la vía paterna. Escenario y y balcón de observación privilegiado como lo fue para el que esto escribe de la paz social que reinó innegablemente aquellos años en la España del Sur, tan castigada en la guerra civil. Y a la vez, de un proceso de reconciliación innegable entre vencidos y vencedores y sus descendientes. Lo que no se cimentaba menos en la derrota histórica de una clase obrera (y campesina) en armas que fue lo que selló el desenlace de la contienda. Y ese clima social vendría a enrarecerse fatalmente con el rearme de la clase/obrera -y campesina- que traduciría el sindicalismo guerracivilista y beligerante de las últimas décadas. Y que en la medida que la guerra civil española del 36 fue en gran parte guerra de clases, venia fatalmente a ilustrar el re-encenderse de una guerra que ochenta y un años después dura todavía
Aniversario del Dieciocho de Julio. Ochenta y un años después, la guerra continúa. Como lo prueban los titulares y artículos beligerantes en sus ediciones de hoy de algunos medios, y también, la propuesta de la alcaldesa izquierdista de Madrid de ponerle placas a los milicianos que se enzarzaron en toda clase de desmanes tras el fracaso del alzamiento en la capital de España, en la jornada del 19 de julio de 1936. Y ademas, el de proponer hacerlo precisamente en dos barrios de clase obrera -Tetuán y San Blas-, el uno situado dentro del antiguo casco urbano en el momento de estallar la guerra civil y el otro de gestación posterior, en la posguerra, aunque su núcleo original se situaba entonces en ele extrarradio urbano y principalmente en Canillejas, un municipio entonces como otro cualquiera y que en cuanto tal vendría a desparecer tras la guerra civil.

Con lo que se viene a ilustrar el carácter de lucha de clases que tuvo la guerra civil española en su eclosión como en su curso posterior, tal y como lo vengo defendiendo desde hace ya rato en estas entradas. ¿Por qué si no, no propone la alcaldesa Carmena poner placas en otros barrios madrileños que fueron igualmente teatro del estallido de la guerra civil y del fracaso de del Alzamiento en la capital de España? En Arguelles por ejemplo en cuyas inmediaciones se encontraba el Cuartel de la Montaña, escenario, tanto el acuartelamiento propiamente hablando como las calles que adyacentes que hacia él confluían, de escenas de -desmanes y de salvajismo- inmortalizadas en unas instantáneas gráficas difundidas a las cuatro esquinas del planeta en las planas de los medios (españoles y extranjeros) desde los primeros momentos tras el asalto al edificio.

domingo, julio 16, 2017

Flor de Madurez

Sentirme como un dios mi amor
hasta la desilusión ¡cruel!
de la más ligera afección
cuando se tambalea mi fe

la fe en mí mismo y en mi dios
que vacila amor sin caer,
que no cae porque no puede
¡no sería yo! -ser o no ser-

aquel joven taciturno
que ya no es joven (tal vez)
ni tímido o taciturno
¡flor rara de timidez!

De un tímido de sí mismo
y no ante un hombre o una mujer,
tímido ante la flor rara
o la del más bello jaez

de un miedo de la Belleza
o de la Inocencia (que aún es)
miedo de marchitarlas
amor, de poderlas romper

o ante la flor de la Infancia,
de pisarla sin querer
-¡que angustia amor, varonil!-
de no dejarla crecer

hasta que me hice hombre
y fui padre (sí amor así fue)
cuando se me hacía tarde
¡Flor rara de madurez!

Y se me fue amor el miedo
de lo injusto, de lo rahez
y ese miedo del Futuro
que no se deja entrever

y se me fue el miedo de ti amor
¡miedo de ti y de ti sólo mujer!
de cruzarte y de mirarte
¡de que me pudieras morder!

De ese aire tuyo de vestal
que se me cruzó aquella vez
y ya no acierto a despegarme
de su sombra ¡ni a la de tres!

Pero a fuerza de intentarlo
te perdí amor el miedo ¡lo ves!
Y ahora la miedosa eres tú
del miedo de ti ¿a qué así es?

Miedo, sí amor, de perderme,
que no acierte a comprender
lo que a fe mía mi amor
no es fácil de comprender,

ese misterio que te arropa
de desprecio y de desdén
de un alma ardiente y celosa
que teme el jugar...y perder


Despacio -”despacito”- sí amor
así me lo tomé yo contigo
antes de que el mundo entero
se pusiese al mismo ritmo

y este verano amor aún más,
que estoy viviendo al minuto
¿o será al revés -¡no es posible!-
que se pusieron al mío?

que se pusieron a danzar
a mi ritmo que es el tuyo
que tú me haces amor bailar
hace ya y yo sigo y sigo

mi amor como un autómata
como un poseso (o un iluso)
sin importarme el qué digan
(ni el estar haciendo el primo)

bailando contigo en sueños
así llevo ya años ¡siglos!
Desde el día que te conocí
cuando tú me dejaste mudo

cuando se me paró el reloj
que desde entonces no vivo
sino es pensando en ti mi amor
en tus ojos, en tus guiños

esos que tú me mandas
a tu aire y tu capricho
cuando menos me lo espero
que tienen mi alma en vilo

y que la hacen volar también
por los aires, a otros mundos
¡que todo lo veo azul (“cool!”)
en esta noche de estío!

a la vista del estanque
que luce ahí enfrente -¡lindo!-,
donde el verano se mira
como presa de un hechizo

Y la noche ríe y danza
y se va con disimulo
mientras te veo en aquella
(que me mira con sigilo)

viernes, julio 14, 2017

¿SUECIA IN ARTICULO MORTIS?

Suecia es un país mal conocido de españoles, por razón de distancia geográfica y de los clisés que nos caricaturizan recíprocamente y los tabús que acompaña su imagen entre españoles (recíprocos sin duda también) No es cierto que Suecia esté en vías de defunción ni de colapso como lo presenta cierta prensa de extrema derecha (para entendernos) Son un país protestante, y representan la avanzadilla en el terreno de la bioética, lo que les sentencia entre algunos que hacen del aborto la clave de explicación de la problemática de la inmigración. No saben lo que dicen. En Suecia, tanto a nivel de la oposición como del poder en ejercicio se acusa fuerte reacción a la crisis producida por la afluencia de refugiados. Son un país europeo, y por eso y por razones de tipo personal además me niego a darles por muertos y enterrados
¿Suecia in articulo mortis? Se diría que sí a creer a toda una campaña de prensa que se deja sentir en ciertos medios de extrema derecha españoles fuera de toda sospecha. Un país que ha muerto (sic) y al que llevan a enterrar. ¿Responde a la realidad ese clisé o no son más que figuraciones tendenciosas en base a juicios y análisis preconcebidos? Y llevaba viendo arreciar ya un rato esa campaña que dejaba resbalar a caso hecho por los ojos y los oídos hasta que decidí coger el toro por el cuerno del desafío que se esconde en ese tema. Y sin duda que me haya decidido al final por razones o motivos personales e intransferibles.

Aquí y en otros lugares -en mi ultimo libro sin ir mas lejos, “Krohn el cura papicida”- ya dejé constancia de mis ascendencia nórdica por la rama materna (de mi apellido de Krohn) y de las indagaciones propias y de mis familiares que me llevaron a situar geográficamente los orígenes del apellido familiar en el antiguo Reino de Dinamarca de los tiempos (benditos) que englobaba al reino de Noruega y mas antiguo aún, de los tiempos del final de la guerra de los Treinta Años (mediado el siglo XVII) -que es hasta donde se remontan los primeros datos conocidos del álbum genealógico de mi apellido- cuando el territorio del Schleswig-Holstein donde viene a localizarse mi apellido de Krohn formaba parte del reino danés y que seguiría siendo parte de él hasta mitades del siglo XIX cuando se produjo un conflicto armado entre Prusia y Dinamarca que llevaría a aquel territorio a pasar a formar parte del Imperio prusiano, y a pasar a ser territorio alemán hasta nuestros días.

jueves, julio 13, 2017

FELIPE VI Y EL IDIOMA INGLÉS

Felipe VI habla bien el inglés. Me atrevería a decir que mejor que el español y es por ese deje un tanto particular de su dicción -de las eses por ejemplo- que cabe sin duda poner por cuenta del acento familiar -egregio- al que sin duda tiene todo el derecho. Presenta bien. Y no sentimos mejor representados por él que por algunos personajes públicos -y no digo nombres- en los treinta años que llevo viviendo en Bélgica. Por supuesto, los aplausos y vítores que le habrán dedicado los parlamentarios británicos los damos por recibidos nosotros también. Y un pero a penas, y es el de su mención honorífica de los hispanistas ingleses. No todo es trigo limpio entre ellos. Me refiero en particular a Paul Preston del que se diría que sigue haciendo la guerra civil española por su cuenta, por cima de los Pirineos
¿Tenía acaso que haber hablado en español y no en inglés Felipe VI en su mensaje al Parlamento Británico? Esa es la queja que aflora principalmente en los comentarios al respecto en la prensa digital y en las redes sociales. Para comenzar, vaya dicho que lo habla bien. El inglés es la lengua franca del mundo occidental hoy por hoy. Como lo fue el latín hasta las guerras de religión y como lo fue el francés hasta la revolución. Habla bien el inglés el monarca, y presenta bien. Yo me siento representado por lo menos lo que no fue siempre el caso lo confieso, con otros personajes públicos españoles -y no digo nombres- en los treinta años que llevo viviendo en Bélgica.

Y por supuesto esos vivas a España de los parlamentarios ingleses con el lienzo de la batalla de Trafalgar de telón de fondo, con todo lo surrealista que pueda parecer, es algo que nos suena (agradablemente) a nuevas -y conmueve incluso- a muchos españoles entre los que me encuentro. El pasado es el pasado. Y hay un pasado que pasó como aquella batalla célebre y otro pasado que no pasa -ni a tiros- como lo es la guerra civil española interminable, algo en lo que los ingleses no tiene culpa alguna. Aunque puestos a rizar el rizo -y puntualizo así de inmediato- algún guerracivlista me recordaría el innegable protagonismo británico entre bastidores de la sublevación militar que desembocó en en el Alzamiento del 18 de julio. ¿Pura especulación bursátil de la City -como así la siguen viendo algunos- que apostaba por un holocausto español?

miércoles, julio 12, 2017

MEMORIA HISTÓRICA DECLARACIONES SORPRESA

Adolfo Suárez era hijo de un condenado a muerte y perdonado al terminar la guerra. Por eso sin duda tenia tanta química con Santiago Carrillo, que le elogió abiertamente en publico en más de una ocasión. Uno de esos hijos de rojos escarmentados (Umbral díxit) que se metieron -en masa- en el Frente de Juventudes, por motivos más que evidentes. Y a fe mía que él hizo carrera. Nos hizo tragar (confiteor) mucha bilis durante años. Hay que acabar no obstante reconociendo que no fue más que un mandado, que hizo lo que en caso de no haber sido él, hubiera acabado haciendo otro. A saber, el cumplir de una vez las claúsulas aún incumplidas -escritas o pactadas verbalmente a penas- de la rendición del régimen de Franco a los aliados en el 45 al final de la Segunda Guerra Mundial. Y cabe decir que lo hizo con los menores daños y destrozos. Fue la encarnación del pacto de amnesia de la transición, que se ve roto por ciertos sectores de la izquierda española desde los tiempos en el gobierno de la nación de José Luis Zapatero. Y lo que nos extraña a algunos es que muy pocos de los artífices de la transición y de sus descendientes o herederos lo denunciaron, como lo acaba de hacer Adolfo Suárez (hijo) ¿Por qué ahora?
El hijo de Adolfo Suárez acaba de lanzar un ataque en toda regla contra la la ley de la Memoria. Casi me caigo de la silla de la sorpresa, lo reconozco. El que fue presidente del gobierno español en la transición y artífice del barrenado a distancia del régimen anterior desde lo alto, -padre del autor de estas declaraciones que aquí comento- no fue nunca santo de mi devoción, sin duda aquí algunos lo saben o lo imaginan. Otros vendrán que bueno te harán, reza el refrán castellano. Y no es que todo lo que vino después de él en la política española revelase algo de él que no se supiera aún sino que lo que que cambió o acabó cambiando fue la percepción que algunos teníamos de él, por razón de fuerza mayor como si dijéramos.

Los tres mosqueteros de la transición -Adolfo Suárez, Torcuato Fernández Miranda y el monarca anterior, Juan Carlos I-, en la imagen que arrastran para la posteridad pasan por haber sido los albaceas de Franco y del franquismo aunque en el fondo vinieron sobre todo a serlo de las clausulas tácitas o explícitas, escritas o pactadas verbalmente a penas de la rendición del régimen anterior a los aliados -por mediación vaticana- tras la terminación de la Segunda Guerra Mundial en el 45. Y así todo se explica de la transición y de la conducta tan enigmática y desconcertante y desazonante a veces de sus principales protagonistas.

Y una vez que acabamos comprendiendo y asumiendo lo que aquí acabo de decir toda la bilis que nos hicieron tragar aquellos -durante años- acaba viéndose del todo (o casi del todo) digerida. Y por eso las declaraciones de ahora de Adolfo Suárez Illana que en el pasado me hubieran merecido escaso crédito -y acaso también el mas olímpico desprecio- hoy me parecen dignas de ser glosadas y tenidas detenidamente en cuenta.